Generosidad radical

2

La generosidad expande tus fronteras. Si has de cultivar algún don, cultiva la generosidad. La generosidad abre puertas y, dar más de lo que recibes aumenta tu felicidad, porque mientras más das más tienes.

Hay una generosidad radical, aquella que va más allá de tu capacidad. Aquella que nace dentro del dador radical y no es limitada por la mente. Por eso Jesús nos enseñó: “que no sepa tu izquierda lo que hace tu derecha”. Y es porque tu derecha representa tu lado espiritual. Y todo lo que proviene del espíritu, conecta por el lado derecho. Pero tu izquierda representa tu racionalidad, tu capacidad de analisis, procesado por tu mente. Y cuando la racionalidad entra a funcionar, lo que entró como una demanda del espíritu por tu lado derecho, la mente lo quiere manejar y detener.

Es por eso que un dador radical, aquel que reconoce la bendición que hay en dar, más que en recibir, no lo anda poniendo en analisis. El mucho analisis produce parálisis. El analisis no debe detener la demanda del espíritu.

A esa generosidad radical se refería Dios en Isaías cuando dijo: “Ensancha el sitio de tu tienda, y las cortinas de tus habitaciones sean extendidas; no seas escasa; alarga tus cuerdas, y refuerza tus estacas”. Isaías 54:2

Si para dar necesitas mirar tu cuenta de banco y sacar cálculos matemáticos para saber cuanto puedes dar, no sabes lo que es la generosidad radical de la que estoy hablando. No pretendo que esto sea para todo el mundo, el que es llamado a dar no puede evitarlo, sencillamente le nace y no lo anda analizando ni calculando.

Esto se trata de una dadiva radical, la que no se limita. Así que, da generosamente, ama generosamente, sonríe generosamente, comparte generosamente y vive con generosidad. No seas escaso, extiéndete y prepárate para disfrutar de las bendiciones que persiguen al que cultiva la generosidad, porque la generosidad expande las fronteras, abre puertas, toca corazones y desata favor sobre tu vida. No te limites, no seas escaso. Cuando le das a Dios, lo haces con excelencia, porque los hijos de Dios lo tienen todo y mucho más.

Previous PostNext Post

Leave a Reply

My New Stories